Cuestiones del Corazòn

Lejos de la locura y el rìtmo frenètico.En el centro de Italia,a poco mas de 100 km de Roma y de Florencia,existe una pequeÑa tierra donde arte,comida y cultura se funden, en perfecta armonìa.Es Umbria,la ùnica regiòn italiana a no confinar con el mar ni con paìses extranjeros.Tiene poco màs de 900 mil habitantes.Ninguna metròpolis pero 92 comunas:pequeÑas,esplèndidas ciudades, “a medida de umano”.

Henry James,el gran escritor americano de nacimiento è inglès por adopciòn,autor de la cèlebre novela  “Retrato de SeÑora”,visitò la regiòn en el 1872.En sus pàginas recordò un hipotètico viajante, que ocurrìa visitarla con calma, sin prisa:”Caminar lentamente y sin rumbo…El verde es realmente por todas partes”.

Un taller del paisaje italiano.Verde.La palabra, como un juego psicològico, se combina al territorio. Como un reflejo condicionado del cual ha nacido un famoso y afortunado eslogan:” Umbria,el corazòn verde de Italia”.Màs del 30 por ciento del territorio es constituìdo de bosques.Solo el 6 por ciento es formado de llanuras cosechadas,casi escondidas. PequeÑas montaÑas.Es una dulce extensiòn de colinas:ondulados terrenos, que desde siglos vienen cultivados por el hombre.Campos. Declives ligeros, pastizales, huertos, bosques.Ocho parques regionales. Tanto verde. Abigarrado. Por todas partes. Casi un taller del paisaje italiano, dibujado por los cultivos, difundidos desde millones de aÑos, de las viÑas a los olivos.

Luego, el azul, del cielo y de las aguas. Fuentes, lagos, termas, arrollos, rìos.El lago Trasimeno es el cuarto de Italia: en sus riberas, 217 anos despuès de Cristo, fue combatida la cèlebre batalla entre Anibal y los Romanos.Aquel de Piediluco, pequeÑo, llano y profundo, es la patria del remo.

No muy lejos, la cascada “delle Marmore”, la màs alta y espectacular de Europa, que de Goethe a Byron fascinò los viajantes del”Grand Tour”, aturdidos por el fragor de su imponente belleza.

Umbria es la regiòn de la penìnsula màs rica en fuentes de aguas minerales: embotelladas en dichas fuentes, dan de beber, cada dìa, millones de italianos. Aparecen discretas, sobre boscosas colinas, venas de azul en el verde. En los espacios llanos, el Tiber, mìtico rìo de Roma, desde siglos ha encontrado su camino: por 210 km atraviesa la regiòn, de la cual ha seÑado al di là del destino, tambien el clima.

La prehistoria vive aùn en la garganta del Bottaccione,en las cercanìas de Gubbio.En éste lugar,riquìsimo de  iridio,cerca cuarenta aÑos atràs, se ha encontrado la prueba de la teorìa del gran geòlogo Walter Alvarez que atribuye la desapariciòn de los dinosaurios a una catàstrofe ecològica debida al impacto de meteoritos con la tierra. A Dunarobba, cerca de Terni, se puede visitar la selva fòsil, un lugar fascinante, ùnico al mundo, con àrboles pietrificados que resalen a 2 millones de aÑos atràs.

Un excepcional descubrimiento paleontològico sobre el monte Peglia ha confirmado que Umbria es uno de los sitios de Italia habitado desde mucho tiempo por el hombre.

El pueblo màs antiguo”Gens antiquissima Italiae”: ya Plinio hablò de los Umbros como del pueblo màs antiguo de la penìnsula.Los Griegos llamaron Ombrikoi”la fabulosa gente que sobreviviò al diluvio.Durante la guerra de Troya en Umbria surgìan al menos 30 florecientes ciudades. Dosmil aÑos antes de Cristo en casi toda la penìnsula italiana ya se hablaba una lengua unitaria indoeuropea: aquella de los umbros, diversa del latino, del cèltico al germànico.De los antiguos umbros nacieron todos los otros pueblos itàlicos.

Oscurecidos por los Etruscos, sotometidos y absorbidos por la fuerza de las armas de Roma, reflorecen hoy de las tiniebblas de la Historia gracias a  una huella fascinante, compuesta solo de palabras. Centenares de términos ,que del indoeuropeo a las lenguas latinas, han atraversado, indemnes los siglos. Palabras que declinadas en varias lenguas, usamos todavìa hoy: arbitro, espacio, pontèfice, vino, familia, autoridad,via, calle, comida(cibo), pueblo (popolo), casa, umbral(soglia), ladrillo (mattone), carne, trufa(tartufo)…

Signos y sonidos,que resurgen de las Tablas  Eugubinas, siete tablas de bronce, descubiertas casualmente en el 1444 y ahora conservadas en la ciudad de Gubbio. Son el màs antiguo documento de la civilizaciòn occidental y el màs importante texto ritual de la antiguedad clàsica.

Los Umbros viven a la izquierda del Tiber. Las tierras a la derecha del grande rìo que divide con su incidir lento y sinuoso la regiòn, eran bajo el dominio del fascinante y misterioso pueblo de los Etruscos. La esplèndida Orvieto fue la capital religiosa, el lugar sagrado donde se celebraban los juegos de las ciudades confederadas y donde venìan tomadas las desiciones polìticas mas importantes. Los Etruscos han dejado innumerables obras de arte: tumbas, estatuas, pozos, muros, obras de ingenierìa,joyas y obras maestras de la artesanìa.

Umbelicus Italiae Hallazgos preciosos. Asì como los templos, los anfiteatros, las esculturas y las testimonios del riquìsimo perìodo romano. En el 299 a.c.las legiones iniciaron la invasiòn de la antigua Umbria ocupando Narnia la actual Narni, famosa por el reciente suceso literario y cinematografico:”Las Crònicas de Narnia”. Un puente en las cercanìas fue llamado “Umbelicus Italiae” : Umbria centro geogràfico de la penìnsula.Puentes, caminos, cisternas y teatros recuerdan, a cada paso, la gloria inmortal de Roma.

Pasear por la regiòn es como leer un libro a cielo abierto: la boscosa Valnerina fue la cuna del monaquismo y la patria de San Benedicto de Norcia, fundador del orden de los benedictinos. Luego los Ostrogotos, Bizantinos y Longobardos.El ducado de Spoleto, el primer reino de Italia. Santos, poetas, caudillos, capitanes de suerte. Una tierra que desde siempre es un via crucis de cultura. Que se jacta aùn hoy de dos universidades prestigiosas: aquella de Perugia, una de las mas antiguas de Europa con màs de 700 aÑos de vida y la Universidad para Extranjeros, donde de todo el mundo, se viene para estudiar la lengua y la literatura italiana.

Medioevo y futuro  Arte para ver y gustar.En el Paìs que concentra el 60 por ciento de las obras de arte de todo el mundo, esta pequeÑa “ ciudad-regiòn” se jacta del record de museos por kilometro cuadrado:150 perlas de arte diseminadas en los centros històricos.

Tambien el centro màs minùsculo encierra y revela un tesoro, un testimonio de civilizaciòn. De la biga de Monteleone de Spoleto, excepcional testimonio artìstico de la edad del hierro, conservada en el Metropolitan de New York, al inestimabile yacimiento cultural de la civilizaciòn etrusca. Desde el Renacimiento al futurismo.Hasta Alberto Burri, padre del arte informal, celebrado en su ciudad natal, Città di Castello, con un gran espacio expositivo de arte contemporànea.

Antiguo y moderno, Medioevo y futuro. Entrelazados. Como las puntillas de piedra de los rosetones de centenares de Iglesias. Del Duomo de Orvieto, obra de arte de la arquitectura gòtica, al Duomo de Spoleto, de la basìlica de Asìs, el lugar del encuentro de las religiones del mundo, a los templos de Perugia,de Terni.

Cièn campanarios  emergen entre las callejuelas de cada pueblo. Recuerdan a cada paso, el lungo elenco de artistas inmortales que han nacido en Umbria o que han vivido y trabajado:Cimabue, Giotto, Nicola y Giovani Pisano, Arnolfo di Cambio, Simone Martini,Pietro Lorenzetti, Gentile da Fabriano,Beato Angelico, Benozzo Gozzoli, Piero della Francesca,Agostino di Duccio, Perugino, Pintoricchio, Pier Matteo d’Amelia, Luca Sgnorelli, il grande Raffaello…

Del resto, Federico da Montefeltro, seÑor de Urbino, umanista, mecenate, estadista y caudillo, el hombre que gracias a Piero della Francesca encarna la imàgen misma del Renacimiento italiano, nace en el castillo de Petroia, cercano a Gubbio.

Cultivos y cultura Casi un signo del destino para una tierra en la cual el arte, a cada paso, se puede acariciar, como se hace con la hierba y las flores, tambien gracias a los productos de alta artesanìa: las preciosas ceràmicas de Deruta, de Gualdo Tadino, de Orvieto y de Gubbio. Los bordados y encajes(puntillas). La terracota y los libros antiguos.La madera preciada de las marqueterìas. La elaboraciòn del hierro forjado. El restauro y la producciòn de muebles de estilo. La piedra y los portones de los cièn castillos y de las demoras de època en las cuales es posible aùn residir, inmersos en la belleza. Como aquella de la malla(jersey), de la seda, y de los tejidos. El cashmere, un polo regional de excelencia artesanal que vale el 40 por ciento de la entera producciòn “made in Italy”.

Una regiòn DOP  Cultura y cultivos. La cocina es simple pero extraordinaria. A partir del aceite extravirgen de oliva.La Umbria es la ùnica regiòn italiana que ha obtenido la marca de excelencia DOP en todo el territorio: el aceite, de gran calidad, tiene un sabor amargo y excepcionales propiedades organolèpticas. La preciada trufa negra, una de las variedades màs famosas en el recetario italiano, es una gloria gastronòmica de la regiòn. Como el azafràn, el pan, las lentejas pequeÑas de Castelluccio de Norcia. El famoso vino blanco del Orvietano.El vino de Montefalco, el Sagrantino: un tinto estructurado, corpulento, premiado recientemente como mejor vino de Italia.

La Umbria es tambien una tierra de carnes gustosas. Una tradiciòn culinaria que se identifica en un oficio: en Italia los carniceros de calidad se llaman norcini”, proprio como los habitantes de Norcia, la pequeÑa ciudad de la Valnerina famosa por la elaboraciòn de las carnes y de la exquicitez de sus embutidos. Despuès los dulces y las tortas, al queso o cocinadas al testo”(base de piedra caliente), bajo las cenizas. Los ingredientes  son los mismos, todos naturales: agua y harina, sal y queso de oveja, huevo y levadura.Pero los modos y los tiempos de elaboraciòn varian de kilòmetro a kilometro, de pueblo en pueblo. Asì la torta al testo nace gruesa en Perugia, luego diventa màs fina, hasta transformarse al norte de la Umbria en la cèlebre piadina romagnola.

Con la familia Buitoni Umbria ha sido la patria de la pasta y del chocolate.Una empresa mìtica, la Perugina, ahora propiedad de la multinacional Nestlè. Los besos Perugina(i baci), son chocolatines buenìsimos que se cambian los enamorados del mundo. Perugia es aùn la patria del chocolate, gracias a Eurochocolate, una grande kermesse que, en pocos dìas reùne cada mes de octubre a Perugia màs de un millòn de personas.

Muchedumbres multicolores siguen las grandes fiestas de pueblos y ciudades, por tantos motivos ùnicas tambien en el rico panorama de las tradiciones populares italianas: la emozionante Corsa dei Ceri de Gubbio, que  tiene lejanos orìgenes paganos; la fiesta de la Quintana en Foligno;la Corsa dell’Anello a Narni o el sugestivo Calendimaggio de Asìs.

El descubrimiento del Tiempo Viajando en Umbria se descubre la verdadera, grande riqueza perdida en la frenètica vida de todos los dìas: aquella del Tiempo. Perdido y despuès encontrado, cada noche, cuando, al crepùsculo, pequeÑas luces se encienden sobre las colinas mientras se espera la hora de sentarse a la mesa, junto a los amigos y a las personas queridas.

Una palabra, màs que otras, define la Umbria: cualidad. De sus empresas de excelencia, de la green economy, de las tecnologìas avanzadas, de la moda a la gastronomìa, del arte a la vida cotidiana. La bella Todi por ejemplo, segùn una investigaciòn de la Kentucky University, es el lugar del mundo donde se vive mejor.Es por èsto que Umbria es  la casa  y el” reino secreto”de tantas estrllas del cine, politicos, artistas y manager. Da George Lucas, creatore de “ Guerre stellari”e Indiana Jones, el premio Oscar Colin Firth.El director teatral Luca Ronconi a Dario Fo. Hasta el presidente de la Bce Mario Draghi. Gae Aulenti, el gran arquitecto desaparecido recientemente, que ha proyectado el nuevo, elegante aeropuerto de Perugia, “San Francisco de Asìs”. Y es en Umbria, en su casa natal de Citta di Castello,que  apenas puede, Monica Belluci vuelve, icono de la belleza italiana en el mundo.

Umbria es tambien una tierra de sonidos. No solo las campanas, que todavìa se destacan en la vida colectiva de los pequeÑos pueblos dibujados sobre las colinas, tambien la mùsica alegre de las bandas filarmònicas y coros. PequeÑos y grandes concietos, en las plazas, en los callejones, dentro palacios històricos. Perugia, con Umbria Jazz, en el mes de julio diventa la capital mundial del jazz y hospeda los màs grandes mùsicos del mundo. Ademàs el Festival de Due Mondi (Teatro) de Spoleto, el Festival de las Naciones en el alto valle del Tiber, la Sagra Musical Umbra.

Las ciudades del silenzio Despuès, improvisamente, èstas ciudades de la mùsica diventan tambien ciudades del silencio. Y entonces los rumores del mundo, en los pequeÑos pueblitos silenciosos, en los campos escondidos, en las pequeñas Iglesias sobre las colinas que aparecen atenuadas y lejanas.Umbria, tierrra mìstica desde siglos, vuelve a ser el lugar donde buscar a Dios y la paz de la propria Alma. Es un viaje que comienza, èsta vez dentro de uno mismo.

Esta es la tierra de San Francisco de Asìs y de Santa Clara, de” hermano Sol” y “hermana Luna” y del càntico de las criaturas, el primer texto poètico en vulgar, por lo tanto el documento màs antiguo de la literatura italiana.

En el silencio de los claustros  la vida se destaca todavìa siguiendo la regla de San Benedicto”Ora et labora”. En Cascia se pueden visitar los lugares donde viviò Rita, “la santa de los imposibles”. Es San Valentino el patròn de los enamorados, que se festeja en la ciudad de Terni y en todas partes del globo.

Un grande poeta perugino del novecientos, Sandro Penna, pensando a su tierra, ha escrito: “Vivir yo querrìa adormentado, dentro el dulce rumor de la vida”. Esta es Umbria. Un lugar donde la vida es màs dulce.

Federico Fioravanti

Tags: ,
9 julio 2017 Federico Fioravanti

Articoli Recenti