Città della Domenica, un parque para todas las estaciones

PERUGIA – Città della Domenica (Ciudad del Domingo), parque de diversiones a las puertas de Perugia, es inmerso en el verde intenso de una colina asomada sobre el espléndido perfil de la capital umbra.

Son màs de 45 hectàreas de bosques y prados, entre lechos, aceros y encinas se desenrredan senderos definidos desde bajos pestillos de madera encrucijados y se abren raduras circundadas de olivos y cipreses. Gamos, mohos y ardillas viven en estos espacios en la màs completa libertad, mientras recintos discretos custodian especies protectas y animales de granja, mientras conceden ocasiones de morar a lo largo del sombreado recorrido.

Es el primer parque de juegos realizado en Italia. Fue ideado e inaugurado en el 1963 por el empresario Mario Spagnoli, hijo de Luisa, la creadora de los “Baci Perugina” y de la casa de moda que lleva todavìa su firma. Spagnoli comprò toda la colina para realizar su sueño de niño: un grande espacio donde los jovencitos se puedan divertir en medio a la naturaleza mientras sus padres se relajan.

Hoy el nombre suena un poco demodé y recuerda aquellos tiempos. Cuando el séptimo dìa era realmente un dìa de fiesta y para pasar un domingo difernte no era necesario dejarse atar a una silla que te dispara cabeza para abajo con una aceleraciòn de 4g hacia monstruos mucilaginosos y bocas llenas de dientes que serìan capaces de hacer empalidecer un megalodonte pliocenico.

Dejadas de parte las atracciones supertecnològicas de los modernos barracones a tema, con sus interminables filas, motivos ensordecedores prestados por las sagas animadas que cada dìa hipnotizan mjllones de niños delante al televisor, y dilagadas coladas de asfalto que invaden tambien los màs quebrados recesos de los parques de diversiones, pasar una jornada con la familia en la Ciudad del Domingo puede diventar una excursiòn para recordar.

Aquì las atracciones se inspiran a las fàbulas tradicionales: de la casa de Caperucita roja al pueblito de Pinocho hasta el Castillo de la Bella durmiente, con altas torres rodeadas de un auténtico bosque. La locomotora rojo flamante de un alegre trencito trajina los bagones verdes a lo largo de un itinerario circular que atraviesa diversos sectores temàticos: El Area medieval, con la Torre de Mago Merlìn y el congreso de las brujas, que precede el Bosque de las fàbulas y la casa de Blancanieves. Luego, màs alla del puente Loco, se entra en el Selvaje West, con la Reserva Indiana y el Fuerte Apache. Se puede decidir a cada momento de bajar del tren y proseguir a pié, para explorar a fondo el àrea màs conveniente o perderse en el Laberinto de piedra. Una vez alcanzada la salida, el grande Caballo de Troya, realizado completamente en madera, acoge los nuevos guerreros y arqueros en sus espaciosas vìceras.

La exploraciòn del Parque es casi siempre movimentada con una serie de eventos que animan las diversas àreas temàticas. En “un dìa de cowboy”, los visitantes vienen involucrados del sheriff del pueblo en la caza de un despiadado controley, que termina con un fatìdico duelo delante al saloon del cual se difunden acordes musicales country ejecutados en directa. En el mundo medieval, el “desafìo por el trono” involucra a la extracciòn de la mìtica Exalibur prisionera en la roca, mientras amaestradores a caballo, arqueros y nobles con armaduras se desafìan en torneos espectaculares. Soldados de caballerìa y escuderìa describen el uso de las tecnologìa de las armas y las herramientas de sus señores y el “Banco del Cerusico” donde son ilustradas las practicas en uso de la medicina medieval, que estimulan interesantes analogìas con los principios bàsicos de las ciencias oficinales modernas.

Pero es la naturaleza en la cual està inmerso el Parque el corazòn que bate de las actividades de la Ciudad del Domingo. Experiencias didàcticas y talleres para niños y jòvenes son los intereses centrales que se desarrollan junto al lungo itinerario faunìstico y a la granja, accesibles tambien son los paseos durante las visitas normales. Una parada de Burro”, el asno blanco de Asinara mascota del Parque, es la ocasiòn para conocer la historia de una especie salvada de la extinciòn gracias al empeño de la Ciudad del Domingo.

La imponente construcciòn circular al ingñreso hospeda un reptilario entre los màs grandes y variados de Europa. Se desarrolla en dos pisos de màs de 1000 metros de superficie, la Torre de Darwin conduce los visitadores a lo largo de un recorrido evolucionìstico, entre restos fòsiles y ejemplares vivientes de sauros, cocodrilos y serpientes. El curado mantenimiento de los animales en un habitat donde se respetan las caracterìsticas de proveniencia, consiente la reproducciòn de ejemplares raros y a riesgo de extinciòn.

A cincuenta años de su nacimiento, el primer parque de diversiones de Italia se ha renovado. Nuevas formas de entretenimiento y horarios de apertura prolungados que aseguran un aprovechamiento completo de los recursos de parte de los visitantes. Pero el motivo que inspirò su ideòlogo, quien retenìa adapta a cada edad la sana recreaciòn a contacto con la naturaleza, ha quedado inalterado: Ciudad del Domingo es un parque para todas las estaciones.

Daniela Querci

Info:

Città della Domenica

Tags: , , , , ,
1 mayo 2017 Daniela Querci

Articoli Recenti